Debate electoral

Jueves 18 de Mayo del 2017
ISELA GUADALUPE URIBE ALVARADO

El sentido social de ser madre

A propósito de la celebración del día social de las madres, en esta ocasión expondré algunas reflexiones acerca del sentido social de ser madre. En nuestro país, dicha festividad comenzó en el siglo pasado, en 1922, a iniciativa del entonces secretario de Educación Pública, José Vasconcelos, y el periodista Rafael Alducin, fundador del periódico Excélsior, siendo respaldada por la Iglesia Católica y la clase empresarial de aquel entonces. El objetivo era rendir “un homenaje de amor y ternura” hacia las madres. Es así que a través del periódico se lanzó una convocatoria, con la idea de que se consagrara el 10 de mayo como fecha especial a las madres, premiando a la mujer que tuviera más hijos.

Dicha práctica permaneció en México por casi 50 años, gozando de respaldo gubernamental. Finalmente, en 1970, debido al fuerte incremento demográfico, el gobierno decide terminar con esta práctica, y comenzó a lanzar, por primera vez, importantes campañas de planificación familiar. La escritora Martha Acevedo expone que la celebración del 10 de mayo surge como una respuesta para “contrarrestar la primer ola del feminismo, surgido en Yucatán en 1916, que proponía desde entonces ya la planificación familiar; fue una respuesta conservadora ante las demandas de las mujeres para tomar control sobre su cuerpo y su maternidad”. Las feministas mexicanas plantearon desde hace 100 años, la necesidad de libre elección de las mujeres a decidir sobre el número de hijos que se deseaban tener, así como el uso de métodos anticonceptivos. Iniciativa de apertura y de avanzada que hoy día sigue en discusión.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decide proclamar el 1 de junio de 2013, el Día Mundial de las Madres y los Padres, con el objetivo de rendir honor y reconocer a todos los padres y madres del mundo, su dedicación desinteresada al cuidado y crianza de los hijos e hijas. Algo importante de resaltar de la iniciativa de ONU es que se reconoce tanto al padre como a la madre como ejes importantes e iguales en la responsabilidad del cuidado y crianza de las y los hijos.

Revisemos un poco de datos. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México, de 1960 a 2014, la tasa de fecundidad ha disminuido de 7 a 2.2 hijos por mujer. Tenemos 48.7 millones de mujeres de más de 12 años, de las cuales, el 67.3 por ciento ya ha tenido al menos un hijo. En 2015, de las mujeres que tienen más de 12 años, ya al menos se tiene un hijo; de éstas, el 27.8 por ciento ejercen la maternidad sin pareja. La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del propio INEGI, establece que el último trimestre de 2016, la tasa de participación económica de las mujeres de más de 15 años con al menos un hijo, es de 43.4 por ciento.

En cuanto al tema de roles y estereotipos de género, todavía se sigue considerando la maternidad como una “obligatoriedad social” a todas las mujeres, y quienes deciden no ejercerla, son estigmatizadas o cuestionadas socialmente. Es necesario dejar de inmacular e hipervalorizar a las madres. Necesitamos construir una sociedad democrática, donde las madres decidan serlo por convicción y no por obligación de cualquier tipo. Necesitamos una sociedad democrática, donde madres y padres colaboren en igualdad en la crianza y cuidado de los hijos. La mayoría de la publicidad acerca de la maternidad reproduce estereotipos de género y coloca a las madres con fragilidad, debilidad, vulnerabilidad.

Martha Lamas expone que el discurso comercial del 10 de mayo promueve una idea tradicional de amor incondicional y abnegado, y ello puede encubrir aspectos negativos y hasta contradictorios de la maternidad. Detrás de las “madres santas” también hay madres agotadas, cansadas, hartas, golpeadoras, culposas, inseguras, deprimidas. Las madres somos seres humanos con aciertos y errores, y seres sociales con derechos y obligaciones que cumplir.

 

*Consejera del IEE

 

consejera.isela@ieecolima.org.mx

Protegemos su pago con los métodos más seguros: