Debate electoral

Jueves 20 de Abril del 2017
ISELA GUADALUPE URIBE ALVARADO

El legado de Griselda

VEINTISÉIS años después de que se implementó el derecho al voto de la mujer en México, una mujer llegó a ser Gobernadora de Colima: Griselda Álvarez Ponce de León. Desde entonces, convocó a “Inaugurar un tiempo nuevo en plena igualdad con los hombres, sin reclamar privilegios que no requerimos ni aceptar desventajas que no merecemos”.

Mujer admirable, política y poeta, dos profesiones complejas en sí mismas, pero que supo desarrollar de manera fantástica. Su legado, al pasar de los años, quedará para la eternidad, de eso estoy más que cierta. Nacida en la ciudad de Guadalajara el 5 de abril de 1913, a pesar de su origen tapatío, se asumió siempre como colimense de carne y hueso.

Los genes apuntaban que la pasión por la política sería parte de su legado. Hija, nieta y bisnieta de políticos colimenses. Una mujer guerrera, grande en sus batallas, insistente y persistente. Los historiadores de la maestra refieren a que su primera insistencia fue en querer ser “monaguillo”, figura de apoyo para la Iglesia Católica en la celebración de las misas y que normalmente siempre ha sido realizada por hombres.

Griselda se graduó de profesora y cursó una especialización como maestra normalista. Escritora y poeta, comenzó a profesionalizarse y a inmiscuirse de manera paulatina y por méritos propios al mundo de los sonetos y al mundo del sector público como funcionaria del Gobierno Federal. Entre sus primeros puestos de carácter nacional está cuando fue nombrada por Luis Echeverría como directora de Prestaciones Sociales del IMSS, impulsando desde esa trinchera importantes políticas públicas a favor de las mujeres.

Sus primeros pasos en la política se dieron de manera firme y determinante, siendo senadora de la República, y en su periodo le tocó impulsar leyes importantes y reformas constitucionales; formó parte de comisiones, como las de Asistencia Pública, Relaciones Exteriores y Condecoraciones. Su paso por la Cámara Alta fue fundamental también para comenzar a impulsar y visibilizar desde ahí la importancia de la participación política de las mujeres en la vida de lo público.

Desde siempre fue una mujer visionaria, así lo deja de manifiesto cuando se autonombraba Senadora con “a”, lo cual significaba “más que una letra, un verdadero camino de lucha, de esfuerzo, de tropiezos o de triunfos, donde la mujer ha conquistado por medio del estudio un título”.

Lograr los consensos necesarios para obtener la candidatura a la gubernatura no fue para nada cosa menor en un contexto extremadamente masculino, donde la concepción de la mujer tendría que “ser” en lo privado. Hoy día he escuchado y leído en diversas ocasiones que si “estamos preparados para que nos gobierne una mujer”, en un contexto donde la paridad constitucional es una realidad y se está luchando porque sea una realidad efectiva y sustantiva, imaginemos, pues, un contexto de hace casi 40 años, la llegada de una mujer al poder, algo más que inconcebible, la gubernatura de una mujer fue también un fenómeno de resistencia cultural.

Su postulación y triunfo representó un mensaje extraordinario para miles de mujeres que hizo evidente la ruptura del “techo de cristal” (metáfora que alude a las barreras invisibles de tipo cultural, social, económico, con las que se encuentran las mujeres a la hora de abrirse paso en su carrera profesional) y más aún, en aquel contexto donde las desigualdades sociales y las brechas de género para las mujeres eran más abiertas, en comparación a las de ahora.

Como Gobernadora, impulsó importantes iniciativas y políticas públicas de avanzada para niñez y las mujeres. El legado de Doña Griselda es mayúsculo. Le tocó abrir brecha y dejar muy en claro que la participación política de las mujeres es un derecho ganado y no una dádiva. Para mí, escribir hoy un pequeño fragmento sobre ella, es parte de su legado que seguramente compartimos miles de mujeres y hombres no sólo de Colima, sino del mundo.

 

*Consejera del IEE

 

consejera.isela@ieecolima.org.mx

Protegemos su pago con los métodos más seguros: