Debate electoral

Jueves 9 de Marzo del 2017
ISELA GUADALUPE URIBE ALVARADO

Todos los días son 8M

EL primer referente histórico que se tiene para conmemorar el Día Internacional de la Mujer se remonta, de manera concreta, hasta 1875, cuando cientos de mujeres trabajadoras de una fábrica textil, en Nueva York, murieron en un incendio, debido a que no pudieron escapar del fuego. Desde entonces, se comenzaron a evidenciar las condiciones precarias y desfavorables que padecían las mujeres que decidían ingresar al ámbito laboral.

A partir de ello, comienza a gestarse una importante lucha social de las mujeres, con el objetivo de exigir un trato más igualitario entre hombres y mujeres, así como de evidenciar las enormes brechas de desigualdad existentes, y demostrar que la violencia ejercida hacia la mujeres persiste, y que no le abona con miras a construir una sociedad mucho más equilibrada, incluyente e igualitaria.

Durante siglos, diversos tipos de organizaciones sociales han pugnado por equilibrar la balanza y la igualdad de condiciones entre hombres y mujeres. Recordemos tan sólo que desde comienzos del Siglo 18 y principios del 19, los movimientos obreros mantenían una estructura patriarcal en relación a la lucha por los derechos laborales de las mujeres. No sería hasta finales del propio Siglo 19 cuando las luchas sociales, con banderas reivindicativas de las mujeres, comienzan a tomar fuerza; podemos citar, por ejemplo, los movimientos sufragistas que exigían el derecho al voto de las mujeres.

En 1909, cuando existían los países socialistas, se conmemoró, por primera vez, el Día de las Mujeres Socialistas. Un año después, en 1910, durante la Segunda Conferencia Mundial de Mujeres Trabajadoras, se aprobó declarar, el 8 de marzo, como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Más adelante, la Asamblea General de la ONU estableció el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. Desde entonces, la ONU ha sido un organismo aliado, que ha contribuido a crear un legado histórico de estrategias, normas, programas y objetivos, con la mira de impulsar mejoras en las condiciones de las mujeres en el mundo.

Podemos ver que la conmemoración del 8 de marzo es resultado de una importante y larga lucha social de las mujeres, en aras de exigir el respeto e igualdad de condiciones en todos los ámbitos. No es un día festivo común, no es un día social, no es un día para celebrar, no es el Día de las Madres. Es un día que invita a la reflexión y a la acción de exigir todos y cada uno de los derechos que se encuentran plasmados en la norma, pero que, en el quehacer cotidiano, simplemente, no se cumplen.

Todos los días tienen que ser 8 de marzo, para visibilizar y reconocer el trabajo y la importancia que tenemos las mujeres en la construcción de una sociedad menos desigual y más equilibrada, tanto en lo público como en lo privado. Es más que urgente reducir las enormes brechas de desigualdad y los desequilibrios y asimetrías de género que hemos padecido por años y, al parecer, no tienen fin.

He de reconocer que sí hemos tenido logros, sí hemos tenido avances importantes; sin embargo, creo que apenas comienza poco a poco a gestarse cierto reconocimiento social, político y cultural a las mujeres. A pesar de los avances, todavía y, desafortunadamente, hay mucho trabajo por delante. Todavía hay mucho por exigir. Todavía tenemos mucho que frenar.

Es fundamental recuperar todos los esfuerzos y sinergias necesarias para enfrentar esta lucha de y por las mujeres de manera sorora, es decir, fortalecernos entre nosotras y de ahí avanzar. Esta lucha no para, depende del compromiso también que hagamos todas y todos desde nuestro ámbito de competencia. Para hacer grandes transformaciones, necesitamos comenzar por hacer cosas pequeñas.

Desde mi trinchera, estaré impulsando las veces que sean necesarias, la garantía a plenitud de los derechos político-electorales de las mujeres colimenses. Lo he asumido desde que estoy ejerciendo el cargo de consejera electoral, como parte de un compromiso social, pero también como una necesidad de fortalecer nuestro sistema democrático.

 

*Consejera del IEE

 

consejera.isela@ieecolima.org.mx

Protegemos su pago con los métodos más seguros: