Debate electoral

Jueves 26 de Enero del 2017
ISELA GUADALUPE URIBE ALVARADO

Marcha a favor de las mujeres

EL sábado 21 del presente año, se llevó a cabo una de las manifestaciones sociales más importantes, denominada “La marcha de las mujeres a Washington” (Women’s March on Washington). El objetivo principal de la marcha era gritar al mundo y mandar un mensaje claro de que los derechos de las mujeres tienen que reconocerse, garantizarse en toda su expresión, y no están sujetos a ningún tipo de negociación ni menoscabo alguno.

La marcha surge en el contexto del discurso de misoginia manifestado por el ahora presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, convocada en la ciudad de Washington y extendida a varias ciudades de la Unión Americana, así como a diversas partes del mundo. Los carteles de las manifestantes evidenciaban el amplio abanico de causas, como “Nosotros, el pueblo, somos más fuertes que el miedo”; “En las mujeres confiamos”; “La diversidad es estadounidense”; “Los derechos de las mujeres son Derechos Humanos”; “Respeto para todos”.

No es casualidad que a un día de tomar protesta el Mandatario estadounidense, miles de mujeres salieran a las calles para manifestar su descontento y rechazo a los discursos de odio y rechazo no sólo a las mujeres, sino también a los grupos minoritarios, como los migrantes, la comunidad LGTTB, entre otros.

La marcha nos dijo que es más que necesario hacer un reconocimiento a las profundas brechas de desigualdad que han existido entre hombres y mujeres, así como a todo tipo de diversidad social. También, históricamente han existido brechas de enorme desigualdad de oportunidades en todos los ámbitos entre hombres y mujeres. La lucha por la igualdad de género, ha sido fuerte, importante, determinante, y ha producido avances, no a la velocidad que se necesitan. Todavía existen rezagos importantes

Es más que urgente vivir y exigir al Estado la garantía a plenitud de todos los derechos y libertades, para que miles de mujeres vivamos en un contexto libre de todo tipo de violencia, para que tengamos la libertad y el derecho a decidir, para que tengamos la libertad a reproducir, por citar algunos ejemplos.

A pesar de existir derechos para hombres y mujeres a una igualdad laboral, a una igualdad salarial, la realidad nos dice que de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las mujeres están perdiendo terreno en el mundo laboral, que la desigualdad de género persiste, ya que las mujeres siguen trabajando más horas en los sectores peor remunerados.

Frente a un contexto estadounidense que parece más que adverso, no sólo para las mujeres, era necesario alzar la voz y decirle al Mandatario, y al mundo, por medio de un movimiento global extendido en al menos 13 países, que las mujeres estamos listas y decididas a tomar las riendas de nuestras vidas, que podemos unirnos, que todo tipo de mensajes, estereotipos, acciones que lastimen y denigren a las mujeres, en realidad se está también lastimando a la sociedad misma, y ya no queremos más daño social que termine en tragedia.

Podemos decir que fue una jornada exitosa, que la manifestación social y la libre expresión de la diversidad de ideas son válidas en toda sociedad democrática. Se pude salir a las calles de forma pacífica y se puede alzar la voz y exigir. Recordemos que las grandes transformaciones sociales las han empujado las luchas sociales en primera instancia. El punto es ser respetuosos y responsables de lo que exigimos y de cómo lo hacemos.

Es urgente mandar un mensaje de que estamos transitando a construir una sociedad mucho más incluyente, más igualitaria, más solidaria. No se puede hacer distinción de ningún tipo, ni rechazo por condición de raza, cultura, religión, género u orientación sexual. El reconocimiento por los derechos de las mujeres y de las minorías ha costado mucho, ha costado sangre, y no se puede dar marcha atrás. Por tanto, no se puede tolerar ningún discurso, acto u omisión que atente contra la dignidad de ningún ser humano.

 

*Consejera del IEE

consejera.isela@ieecolima.org.mx

Protegemos su pago con los métodos más seguros: