Debate electoral

Jueves 6 de Octubre del 2016
ISELA GUADALUPE URIBE ALVARADO

Casos de violencia política a mujeres

UNO de los temas más desafortunados que se han evidenciado dentro del contexto político reciente es, sin duda, la violencia política que muchas mujeres padecen en el marco del ejercicio de sus derechos político-electorales.

De acuerdo a la Corte Interamericana y a la Convención de Belem Do Pará, para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia en contra de las Mujeres, “la violencia, basada con elementos de género, es una violación a los Derechos Humanos, y una forma de discriminación en contra de las mujeres”. Por su parte, el Comité para la Eliminación de Discriminación de la Mujer (CEDAW) estableció que “la violencia contribuye a mantener a las mujeres subordinadas, a que accedan a un nivel inferior de educación y oportunidades, y a que tengan escasa participación política”.

Es claro que las mujeres hemos tenido un evidente rezago histórico en la participación de espacios de índole público y político en los distintos niveles de gobierno. Hemos vivido en un contexto de desigualdad, discriminación y violencia de todo tipo. Todavía se ha padecido las renuncias de mujeres que, en apariencia, deciden desistir y ceder su lugar a algún compañero varón; se continúa intentando registrar a mujeres en distritos perdedores; no hay el mismo acceso a los recursos para campañas electorales donde se postulan mujeres; hay ocultamiento de información a mujeres que tienen un puesto público; existen agresiones verbales, donde se estereotipa, se descalifica y hasta se discrimina a una mujer por no cumplir con “estándares culturales” de lo que es o debe ser lo “femenino”; hay acoso, hay violencia sexual y hasta asesinato a mujeres que se han atrevido a enfrentarse a participar en espacios destinados históricamente para los varones, como lo es el espacio político.

Ante ello, se han presentado denuncias y sentencias, que ponen en evidencia que la violencia política contra las mujeres es una terrible realidad. Aquí expongo algunos de los casos:

1.- A pocas semanas de haber publicado el Protocolo para Atender la Violencia Política contra las Mujeres, Yolanda Pedroza Reyes, magistrada del Tribunal Electoral de San Luis Potosí, fue víctima de violencia política por parte de sus pares magistrados, quienes le aseguraron su oficina y le impidieron el acceso a información y documentación necesaria para el adecuado ejercicio de su función. Así lo resolvió la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

2.- La Sala Regional Toluca del TEPJF conoció el recurso promovido por el PRI, para controvertir la sentencia dictada por el Tribunal Electoral del Estado de Hidalgo, relacionada con la elección llevada a cabo en San Felipe Orizatlán. El asunto fue revisado después de presentarlo en el Tribunal Electoral de Hidalgo, sin que éste se pronunciara a favor de la agraviada. Lizzete Flores, candidata del PRI, quien acusa a su oponente, Raúl Valdivia Castillo, candidato del PAN, por haberla ofendido en su calidad de mujer. El Tribunal consideró que era suficiente para declarar la nulidad de la elección, e hicieron un apercibimiento al PAN, para que se abstuviera de reproducir conductas que atenten contra la dignidad de sus adversarias, y que pudiera implicar violencia política contra las mujeres.

3.- En sesión pública, la Sala Regional Toluca del TEPJF resolvió el juicio ciudadano promovido por Claudia Nicole de la Rosa Ramírez, en contra de una sentencia emitida por el Tribunal Electoral del Estado de Hidalgo, en la que se confirmó su destitución como Regidora del Ayuntamiento de Zapotlán de Juárez, Hidalgo. En el análisis del Pleno, determinó que la destitución fue indebida, ya que el Ayuntamiento no tiene la facultad para destituir a la Regidora, y que esta atribución le corresponde únicamente al Congreso del Estado. Expresaron que ese tipo de conductas atienden a los lineamientos previstos en el Protocolo para Atender la Violencia Política contra las Mujeres.

 

*Consejera del IEE

consejera.isela@ieecolima.org.mx

Protegemos su pago con los métodos más seguros: