Debate electoral

Jueves 19 de Mayo del 2016
ISELA GUADALUPE URIBE ALVARADO

Justicia con perspectiva de género

ACTUALMENTE, las cifras de violencia contra las mujeres se han incrementado todos los días en los distintos ámbitos de vida. Tenemos diferentes tipos de violencia, como la física, la psicológica o emocional, la sexual, la económica, la patrimonial, la que va en contra de los derechos reproductivos, hasta la violencia feminicida. El caso particular de la violencia política contra las mujeres, es un punto del iceberg que denota una evidente conducta de discriminación y desigualdad que sufren y padecen todas aquellas mujeres que deciden disputar el poder político a los hombres.

Los distintos tipos de violencia referidos son una práctica común y recurrente que está presente en todas partes del mundo, así como en todos los distintos niveles sociales y culturales de nuestro planeta. Los hombres y las mujeres, desafortunadamente no gozan de la misma calidad de vida, tanto pública como privada, ello, en buena medida, obedece a los tópicos de violencia referidos.

Tenemos construcciones sociales históricas fuertemente arraigadas; el problema de la desigualdad entre hombres y mujeres deriva de la histórica asignación de roles sociales construida en función de una condición biológica como es el sexo. El sexo sólo designa características biológicas de los cuerpos, mientras que el género es el conjunto de características, actitudes y roles socio-culturales asignados a las personas en virtud de su sexo.

En tal sentido, la justicia tiene que generar acciones positivas y tendrá que ser –lo diré con todo el cuidado que merece– tan desigual como sea necesario, para lograr una sociedad mucho más equitativa; es decir, toda norma tendrá que ser interpretada y juzgada con la perspectiva de género. La perspectiva de género es una herramienta o mecanismo de análisis, que busca explicar el fenómeno de la desigualdad y de la inequidad entre hombres y mujeres. Consiste en el enfoque de las cosas, situaciones o problemas, tomando en consideración la diversidad en los modos en que se presentan las relaciones de género en la sociedad.

El concepto de incorporación de la perspectiva de género ha sido definido como “la integración de la dimensión de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en todas las políticas y acciones”. Trabajar con una perspectiva de género significa entonces analizar y comprender los diferentes roles y responsabilidades, relaciones, necesidades y visiones entre hombres y mujeres (así como otras diferencias pertinentes, tales como las encontradas entre grupos étnicos, clases y edad). Significa también ir más allá del simple reconocimiento de las diferencias de género, dirigiéndose hacia relaciones más equitativas y solidarias entre hombres y mujeres.

La normativa tiene que ajustarse a las necesidades de género; por ejemplo, en las leyes laborales no existen las licencias de paternidad, situación que obliga a que sólo las mujeres estén al frente y al cuidado de los hijos. Tan sólo refiero a este ejemplo, porque quizá sea el más antiguo y recurrente de los estereotipos que refieren al papel del hombre y la mujer en la sociedad y la familia.

Es indispensable que el legislador se esté planteando la necesidad de proponer leyes que promuevan la equidad. Es urgente que los órganos de procuración de justicia establezcan mecanismos mucho más equilibrados en temas de justicia con perspectiva de género. Es fundamental que los litigios sean efectivos, ya que los derechos tienen que ser defendidos a cabalidad, con el objetivo de procurar mejoras en nuestras condiciones sociales.

Es necesario lograr que el juzgador abra la ventana a la perspectiva de género y que los juzgados emitan sentencias que materialicen acciones reales que procuren un Estado de Derecho que vea la diferencia entre hombres y mujeres como una forma de hacer igual lo que es desigual. Es importante generar las condiciones para que “llegue” el o la mejor siempre, y cuando se tengan las mismas oportunidades de competencia. Desafortunadamente, no las hay.

 

*Consejera del IEE

consejera.isela@ieecolima.org.mx

Protegemos su pago con los métodos más seguros: