Debate electoral

Jueves 10 de Marzo del 2016
ISELA GUADALUPE URIBE ALVARADO

A favor de las mujeres

ES interesante observar, a propósito de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, diversas organizaciones, instituciones y la misma sociedad civil cómo manifiestan su percepción acerca de lo que representa o “debería” ser el rol de las mujeres en la vida pública y privada del contexto actual.

Las visiones más progresistas han puesto de manifiesto la necesidad evidente de brindar mejores condiciones de igualdad sustantiva a las mujeres, exigiendo igualdad de oportunidades de acceso a la vida pública, así como también el colocarlas en cargos de toma de decisión e injerencia real en políticas públicas y puestos de elección popular de forma paritaria; por otro lado, desafortunadamente, todavía existen voces que opinan que las mujeres deberíamos de mantener un rol mucho más pasivo, tanto en lo público como en lo privado.

Es claro que históricamente ha existido una brecha enorme de desigualdad de oportunidades en todos los ámbitos entre hombres y mujeres. La lucha por la igualdad de género ha sido fuerte, importante, determinante, y ha producido avances, no a la velocidad que se necesitan. Todavía existen rezagos importantes.

De acuerdo a un estudio realizado por Latinobarómetro (empresa consultora especializada en análisis político, social y electoral en América Latina) en 2013, México se encuentra rezagado, con apenas 12 por ciento de garantías sociales para las mujeres. De acuerdo a dicho estudio, realizado en diversos países de América Latina, las mujeres somos muchos más vulnerables a sufrir algún tipo de agresión física respecto a los hombres, así como a que se violen con mayor frecuencia los Derechos Humanos, políticos y laborales.

A pesar de ello, la fuerza laboral de las mujeres es bastante importante. Por ejemplo, en 2014, de acuerdo a cifras de INEGI, de las 29 millones de personas ocupadas o que laboran en los distintos sectores económicos de nuestro país, el 43.8 por ciento son mujeres, ello en empleo formal, del cual el 54.7 por ciento de la carga total del trabajo lo realizan las mujeres; es decir, que a pesar de ser menos, la carga de trabajo es mayor.

Por otro lado, más del 65 por ciento del trabajo no remunerado en el hogar es realizado por mujeres; asimismo, el valor del trabajo no remunerado en labores domésticas y el cuidado de personas representa un valor aproximado al 18 por ciento del Producto Interno Bruto de nuestra economía. Buena parte del sostenimiento de la economía de nuestro país es gracias a las mujeres.

¿Qué sucede entonces con el acceso a la vida pública de las mujeres? ¿Qué sucede con la poca representatividad paritaria en los congresos nacionales y locales de las mujeres? ¿Qué impide que las mujeres se empoderen y puedan tomar decisiones y tener representación? Complejo el análisis, y las respuestas más. Es claro que demográficamente somos más, trabajamos más, se nos paga menos y estamos sub-representadas. Estamos frente a un problema estructural, y ello tiene que ver con los roles y estereotipos asignados a los géneros, con la propia estructura social y con el contexto que sigue tolerando todo tipo de violencia hacia las mujeres, no sólo la física, sino la explotación económica, la violencia psicológica y, por supuesto, la propia violencia política; el índice de feminicidios ha ido en aumento.

En el ámbito político, el avance en la conquista de espacios para las mujeres ha sido (aludiendo a la magistrada María del Carmen Alanís) a puro “golpe de sentencia”. Es más que evidente que la exclusión de las mujeres ha contribuido a evidenciar las enormes diferencias de género. Tenemos un enorme esquema patriarcal que será muy difícil sacudir, y es más que necesario avanzar con esquemas mucho más paritarios. Tenemos que dignificarnos como sociedad, y ello no podrá ser posible sin que la mitad de la población esté presente en las estructuras y en los puestos de agenda pública. Necesitamos construir una sociedad más incluyente y paritaria.

 

*Consejera del IEE

 

consejera.isela@ieecolima.org.mx

Protegemos su pago con los métodos más seguros: