En solfa

Miercoles 30 de Noviembre del 2016
HÉCTOR SÁNCHEZ DE LA MADRID

Patos les tiran a las escopetas

NUNCA se ha percibido un real interés de las autoridades estatales y/o federales de enjuiciar legalmente al ex gobernador Mario Anguiano Moreno y a sus ex colaboradores cercanos, por malversación del erario y enriquecimiento ilícito.

Tampoco los dirigentes del Comité Directivo Estatal y el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, al cual pertenecen los ahora señalados por la opinión pública, han movido tan sólo un dedo en el mismo sentido.

De igual forma, los directivos empresariales y los capitanes de la Iniciativa Privada han visto los toros desde la barrera de primera fila, sin acongojarse del desbarajuste y negocios al amparo del poder público que se realizaron durante una década.

Sin guías morales, como hace varios lustros tenía nuestra entidad, hoy sufrimos una sequía de líderes sociales que pudieran enarbolar la bandera de la lucha por la honestidad, las cuentas claras y la aplicación de la ley a los corruptos.

El Gobernador del Estado prometió que ordenaría un estudio a las finanzas públicas y que no emprendería una cacería de brujas con su antecesor y sus funcionarios. Cumplió las dos promesas, sin embargo, hasta ahí llegó, como si hubiera cerrado el caso.

La Presidencia de la República, a través de la Secretaría de Gobernación y la Procuraduría General de la República, así como de las innumerables dependencias federales que suministraron recursos públicos al régimen anguianista, nada han reclamado.

Los presidentes del PRI en la entidad y nacional se quedaron en el discurso demagógico. Rogelio Rueda Sánchez, al haber sido parte del régimen anterior, está impedido éticamente. Enrique Ochoa Reza, el 31 de agosto, en Manzanillo, declaró a Diario de Colima que pediría la acción legal contra su correligionario, sin hacerlo aún.

Críticos del sistema priista en su mayoría, los directivos de las organizaciones comerciales y patronales piensan en las elecciones futuras, en 2018 y 2021, olvidándose de la inseguridad, el saqueo y el desastre financiero heredados.

Los conductores de los cambios en la sociedad y de los frenos a las autoridades deshonestas nacen o se hacen por las circunstancias, pero lamentablemente no se dan en maceta. En Colima, carecemos de esas luces y fuerzas que nos iluminen y dirijan.

Me faltaba analizar al pueblo de Colima en este asunto de evidente interés público, mas poco puedo decir de los colimenses, inmersos en la inseguridad, la todavía salud pública deficiente, la falta del dinero necesario, el desempleo creciente y la carestía galopante.

Por lo anteriormente escrito, era previsible que Mario Anguiano saliera a la palestra para pitorrearse de las acciones emprendidas en contra suya y denunciara “juicio político” al ex mandatario Ramón Pérez Díaz; al secretario general de Gobierno, Arnoldo Ochoa González; al titular del Osafig, Armando Zamora González; y al diputado y presidente de la Comisión de Responsabilidades del Congreso del Estado, Santiago Chávez Chávez; así como “de responsabilidad administrativa” al secretario de Planeación y Finanzas, Carlos Arturo Noriega García. ¡Nomás le faltó Nacho!

Protegemos su pago con los métodos más seguros: