Con las cuotas de género no basta

Miercoles 8 de Junio del 2016
VERÓNICA GONZÁLEZ CÁRDENAS

EN el marco del Seminario de Transversalización de la Perspectiva de Género, realizado por la Sala Regional Toluca del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) el 31 de mayo anterior, se presentó el libro Hacia una democracia paritaria. La evolución de la participación política de las mujeres en México y sus entidades federativas, cuyos autores son Manuel González Oropeza, magistrado de la Sala Superior de dicho Tribunal; Karolina M. Gilas, investigadora del Centro de Capacitación Judicial Electoral, y Carlos Báez Silva, director del Centro de Capacitación Judicial Electoral.

El magistrado Pedro Esteban Penagos fungió como presentador del libro, el cual destacó, constituye un valioso instrumento para quienes pretendan conocer la evolución y la ruta crítica que ha seguido nuestro país hacia la paridad de género, los mecanismos empleados para lograr su observancia y los retos a los que nos enfrentamos. “La temática que aborda la obra es de suma trascendencia para la consolidación de una democracia incluyente, sobre todo en tiempos donde en ciertas regiones de nuestro país aún existe gran resistencia para reconocer y dotar de plena efectividad a la paridad de género”.

Puso como ejemplo el caso del municipio de Chenalhó, Chiapas, donde en las pasadas elecciones la comunidad eligió, por primera vez, a una mujer en el cargo de presidenta municipal (Rosa Pérez Pérez), y poco después de tomar posesión, fue presionada por diversos grupos minoritarios para que renunciara, aduciendo que los usos y costumbres de la comunidad no permitían que una mujer ocupara la Alcaldía. 

Esta obra, de la cual hablaré en otro artículo, tiene como antecedente otro libro de Karolina M. Gilas, titulado Con las cuotas no basta. De las cuotas de género y otras acciones afirmativas, el cual reseñó para una mejor comprensión del tema. Gilas realiza un esbozo de lo que significaba –cultural e históricamente– ser mujer desde la época anterior a Cristo y cuál era la percepción de ésta dentro del universo. Así, dentro de una cosmovisión de la dualidad, la mujer se situaba en la vida privada, mientras que el hombre pertenecía a la vida pública, ya que se le ubicada como el ser pensante.

Muchos siglos después, y específicamente en el 19, cuando era mucho más marcada la cultura patriarcal, que no permitía la inclusión de las mujeres en el ámbito político, tienen lugar los movimientos feministas, pero es hasta la Revolución de 1910, cuando en México se considera que las mujeres tomaron un papel activo en la vida política y social del país, siendo este suceso el primer momento histórico en el que se hizo notable su participación.

De acuerdo con Isabel Zapata, las mujeres se dedicaron a difundir las ideas revolucionarias; fueron enfermeras, cocineras, espías, e incluso algunas llegaron a ocupar puestos de mando, alcanzando grados dentro del escalafón militar.

En 1916, se realizó el Primer Congreso Feminista en Yucatán, el cual pugnaba por el derecho a tener una profesión, educación, e impulsar la inserción de las mujeres en nuevas actividades. Con el devenir de los años, el fenómeno feminista adquirió más fuerza y comenzó a permear en el aspecto político, consiguiendo que en algunos estados, como Yucatán, San Luis Potosí, Tabasco y Chiapas, fueran tomadas en cuenta en las urnas; pero fue hasta 1953 cuando se les reconocieron plenamente sus derechos políticos a nivel federal.

Los 80 fueron años clave en la construcción del poder femenino. A ello contribuyeron dos importantes sucesos: “El terremoto de 1985, y el fraude electoral ocurrido en 1988. En ambos, las mujeres estuvieron presentes mediante sus acciones”, dice la autora. En la década de los 90, México vivía la tan anhelada transformación denominada “cuotas de género”, un mecanismo que pretende fomentar la participación de las mujeres en la vida pública y en la toma de decisiones políticas.

De las cuotas de género hemos transitado a la paridad, y aunque se han logrado avances, considero que el camino por recorrer es aún largo y sinuoso.

 

*Consejera del IEE y periodista

verogonzalez73@gmail.com

Protegemos su pago con los métodos más seguros: