Protegiendo a Duarte

Martes 29 de Noviembre del 2016
RAYMUNDO GONZÁLEZ SALDAÑA

A los mexicanos nos ha quedado muy clara la complicidad del Gobierno de la República con el propio PRI, para evitar un castigo ejemplar al gobernador de Veracruz con licencia, Javier Duarte, quien gracias a una burda simulación, anda prófugo de la justicia.

Desde hace varios meses, Duarte de Ochoa ya era investigado por la PGR, debido a que grandes cantidades del recurso público de los veracruzanos habían sido desviadas a empresas fantasmas, muchas de éstas creadas por el nefasto personaje y sus cómplices. No obstante las graves evidencias descubiertas muy a tiempo por la Auditoría Superior y de la oportuna advertencia de los diputados de oposición, entre ellos los del PAN, de que Duarte pretendía huir y escapar de la justicia, cínicamente se lo permitieron, ya que éste solicitó licencia para separarse de su cargo, a tan sólo 50 días de concluirlo.

Como si esto fuera poco, todavía se dio el lujo este deleznable funcionario de acudir a una entrevista “arreglada” en cadena televisiva con cobertura nacional, en la que se jactó, o más bien se burló de todos los veracruzanos, al afirmar que no les había robado ni un centavo y que vivía cómodamente, pero con el producto de su salario. En la entrevista a modo, mintió Duarte, al asegurar que no tenía propiedades en el extranjero, y se volvió a burlar, al decir que pidió licencia, porque pretendía lavar su buen nombre. Poco más tarde, el comparsa, el gobernador interino de Veracruz, Flavino Ríos, le ayudó descaradamente a escapar en el propio helicóptero del gobierno estatal, sin estar ya en funciones.

El PRI nacional, con la ayuda de la Presidencia de la República, intenta, con desesperación, equiparar el caso del ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, con el del veracruzano Duarte, pues en ello creen que va de por medio la poca credibilidad que aún tiene el partido en el poder. Con esta estrategia nacional, el PRI intentaba hacer creer, que tan malo era el azul como su colorado, por ello intensificaron las comparaciones entre las acusaciones vertidas sobre ambos ex mandatarios. Sin embargo, nunca entraron a detallar las causas de los delitos imputados, ni mucho menos las cantidades supuestamente saqueadas por los dos gobernadores.

A los dos ex funcionarios se les acusa de lavado de dinero, de delincuencia organizada y desvío de recursos, pero nunca se ha dicho que mientras a Padrés se le imputa desviar 1.8 millones de dólares del erario, al veracruzano priista protegido se le reclama la desviación de 165 millones de dólares, sí, oyó usted bien, amigo lector, ¿verdad que es abismal la diferencia?

Mientras al panista sonorense le descubren supuestamente tres o cuatro empresas fantasmas, con las que desvió el dinero al extranjero, para luego regresarlo a sus arcas personales, al priista veracruzano le han descubierto 34 empresas creadas con similar intención. Son 11 los ex funcionarios estatales de Sonora, aparentemente involucrados en las fechorías de Padrés, mientras que 34 son los funcionarios de Veracruz investigados por ayudar a Duarte en el saqueo de Veracruz.

Sin embargo, en un acto sorpresivo y valiente, el ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, se entregó a la justicia, para defenderse y ser juzgado por sus actos. Con esta audaz acción, el ex mandatario sonorense desarmó el discurso del PRI, que pretendía hacer creer que tanto los funcionarios estatales priistas como los panistas son igual de rateros.

Los mexicanos no esperamos que Javier Duarte tome una decisión tan honorable como la de Padrés, sería como pedirle peras al olmo. Lo que sí exigimos es que el presidente Enrique Peña deje ya de protegerlo, dejando a un lado la amistad y agradecimiento personal que le une al prófugo Mandatario. Duarte debe ser detenido, enfrentar la justicia mexicana y responder también por sus actos. Los trabajadores municipales, como estatales, merecen recibir todas sus prestaciones, entre ellas el aguinaldo que este sujeto se llevó para sus gastos menores.

 

*Ex presidente estatal del PAN

Protegemos su pago con los métodos más seguros: