Gran desparpajo

Martes 18 de Octubre del 2016
RAYMUNDO GONZÁLEZ SALDAÑA

HACE unos días, el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, acusó a su homólogo, Ricardo Anaya, y a la dirigencia del Partido Acción Nacional, de encubrir al ex gobernador panista Guillermo Padrés, actualmente prófugo. El dirigente priista se voló la barda, y con gran desparpajo, acusó a los albiazules de corruptos, cuando su propia casa política está ardiendo por tanta corrupción.

Al parecer, al líder tricolor se le ha olvidado que son muchos los ex gobernadores emanados de su partido que han sido acusados de delitos graves, incluso por la propia DEA y el gobierno americano, y otros más que actualmente gobiernan sus estados en medio de escandalosos casos de corrupción.

Tal es el caso de los ex mandatarios de Chihuahua, Quintana Roo y Veracruz, que todavía hace muy poco tiempo el presidente Enrique Peña los presumía en un audaz mensaje. Ahí, en esa lamentable declaración pública, el Ejecutivo federal presumió, a los cuatro vientos, a César Duarte, Jorge Borge y Javier Duarte, como “los representantes del nuevo PRI”. El presidente Peña Nieto debe estar más que arrepentido por su irresponsable mensaje, ya que, precisamente estos tres gobernadores, son acusados de saquear a sus respectivos estados, y hace unos días se empezó a desgranar la mazorca con Javier Duarte, quien tuvo que renunciar a su cargo como Gobernador de Veracruz, entre escándalos y descréditos, debido a la fuerte presión, por la desbordada corrupción en su gobierno, pactar con la delincuencia organizada e incluso se le acusa de la desaparición y asesinato de varios periodistas.

Dándole una sacudida, salen a relucir más casos, y si no, veamos: Arturo Montiel concluyó su gobierno en el Estado de México, acusado de enriquecerse de una manera ofensiva, con mansiones de lujo y transferencias bancarias súper millonarias a bancos extranjeros. Carlos Marín, el góber precioso de Puebla, fue balconeado como un descarado traficante de influencias, que terminó su administración con chalets en Suiza y automóviles de lujo. Humberto Moreira, de Coahuila, que hundió a su estado en una estrepitosa crisis financiera, endeudándolo con 36 mil millones de pesos, y dimitió en medio de alarmantes acusaciones de corrupción; su sucesor, Jorge Torres López, terminó acusado, en Texas, por lavado de dinero.

Qué decir de otro sinónimo de corrupción, el ex gobernador de Veracruz, Fidel Herrera, que fue acusado por un agente del FBI de pactar con un grupo delincuencial que prosperó durante su administración estatal. Andrés Granier, ex gobernador de Tabasco, actualmente preso por malversación de fondos, evasión de impuestos y lavado de dinero. Tomás Yarrington, quien gobernó Tamaulipas, actualmente prófugo, y es buscado por la justicia americana por sus presuntos nexos con la delincuencia organizada. Esto, sin contar a Raúl Salinas de Gortari, Carlos Hank Rhon, Carlos Romero Deschamps, Manlio Fabio Beltrones, Mario Villanueva Madrid y Mario Anguiano, de Colima, que al parecer, su hábil maniobra en el Congreso del Estado le evitará ser sancionado, a pesar del saqueo que le propinó al estado, y muchos, pero muchos más; todos ellos fueron o son, todavía, activos personajes encumbrados del PRI.

Por eso, por más que intente el presidente nacional del PRI de marcar la agenda en el tema de transparencia y acuse al PAN de tener gobernadores corruptos, nomás no va a poder. Se le olvidó al michoacano que acaba de dar un claro ejemplo de lo que es la desfachatez y la falta de ética, al autoliquidarse como director general de la Comisión Federal de Electricidad con un cheque por un millón 206 mil pesos, cantidad muy, pero muy superior a lo que legalmente le correspondía.

Pero, ¿cómo hablar de honestidad?, si ya vimos que hasta el mismísimo presidente Peña cometió el grave error de aceptar un “financiamiento” de su millonaria “Casa Blanca”, precisamente por el contratista preferido, tanto en su gobierno del Estado de México, como en su administración federal. Así es muy difícil golpear la mesa sin salir fracturado.

 

*Ex presidente estatal del PAN

Protegemos su pago con los métodos más seguros: