Lloveral

Martes 10 de Octubre del 2017
ARNOLDO VIZCAÍNO

VISTAS las estadísticas de la Conagua sobre las precipitaciones que se han presentado a lo largo del estado en lo que va de este temporal, estamos en la antesala de uno de los años más llovedores de por lo menos los últimos 100. Si las cosas siguen como van, seguramente que rebasaremos todos los parámetros históricos desde que se miden las precipitaciones, lo que en general generará extraordinarios beneficios, sobre todo para las gentes del campo. A la fecha ya se rebasan los 900 mm en promedio, y en sitios como Suchitlán y Buenavista se acercan a los mil 500 mm.

Ciertamente, este año no hubo lluvias en un principio, de las llamadas cabañuelas, mismas que son muy útiles para hacer más llevadera la temporada de estiaje, aunque provocan algunos daños a las hortalizas; también es cierto que en los meses de junio y julio las lluvias fueron escasas y erráticas, yo diría sospechosas, porque venían acompañadas de mucho aire y su precipitación era casi siempre muy apresurada; se presentaron varias trombas que nos hicieron pensar que podíamos estar ante un temporal riesgoso y peligroso.

Pero en agosto hicimos nuestro agosto, pues empezó a llover en abundancia, con regularidad y de manera muy tranquila. Hoy, todos los envases están llenos; incluyendo las grandes presas que en las secas surten de agua a los pueblos y riegan todas las tierras regables, están a su máxima capacidad, incluso por encima del 100 por ciento, y aun le queda cuerda al temporal. Esto nos dice que tendremos un ciclo de riego sin sobresaltos y que estaremos en mejores condiciones para recibir al próximo año.

Pero también, nos dice que si en los días que quedan de este temporal no ocurre algo realmente extraordinario, tendremos cosechas récord en los cultivos de temporal; muy buena cosecha de caña y específicamente en lo que hace al emblemático cultivo del arroz, nos encontramos en la antesala de una cosecha histórica; las estimaciones de quienes saben, son que alcanzaremos índices de producción superiores a las 8 toneladas por hectárea; es bueno decir, para que nos demos un idea de lo que eso significa, que en el país el promedio de producción es de 3.9 toneladas y en EU de 4.5 toneladas por hectárea. Habrá parcelas cuyo promedio de producción alcance las 12 toneladas. Tendremos, además, suficientes pasturas.

No obstante, los campesinos y todos los ciudadanos de esta tierra debemos estar conscientes que el temporal 2017 fue un garbanzo de a libra; que ciclos como este será muy raro que en el futuro se repitan, que los efectos nefastos del cambio climático llegaron para quedarse y que hoy, providencialmente, este desajuste nos favorece, en tanto perjudica a los habitantes de otras regiones. Gracias a la naturaleza y a Dios por ser tan generosos con esta tierra que sus habitantes debiéramos cuidar mejor.

 

APARTE

 

1.- Si Horacio Mancilla va en serio en la lucha por la protección de las 400 hectáreas de bosque que criminalmente pretende destruir la minera Peña Colorada, queremos decirle que cuenta incondicionalmente con el respaldo de Productores Unidos por Colima. Estamos listos para toparle y atorarle de a como nos toque, seguros de que si nos agrupamos, bajo ninguna circunstancia pasarán esos depredadores, por cierto, extranjeros, aunque llegaran a contar con la complicidad de autoridades apátridas que nada les importa la Nación. ¡Listos, señor Presidente Municipal! “¡Pa’ los trompos son las cuerdas!”.

2.- Fuimos bien recibidos y mejor atendidos los miembros de la comisión de PUC-AC por los diputados Nicolás Contreras y Federico Rangel, así también por el Oficial Mayor del Congreso de Estado, en el primer encuentro tendiente a la búsqueda de la legislación ideal para la protección de los cangrejos, particularmente de los depredadores humanos. Vamos a buen paso; habrá próximas reuniones.

 

*Ex dirigente estatal del PRD

Protegemos su pago con los métodos más seguros: