Cosa nostra

Martes 18 de Octubre del 2016
ARNOLDO VIZCAÍNO

AY de aquel infeliz mortal que en sus cabales o no, se atreva a intentar incomodar siquiera con el pétalo de una rosa a la rufianesca cofradía que desde hace casi 50 años se apoderó de la Universidad de Colima, que más que de Colima, pareciera “Universidad de Fernando” y sus múltiples súbditos, encabezados por el infumable Eduardo Hernández. El viernes pasado, dejaron claro que nadie puede ni debe meterse con ellos, y menos con su madriguera, porque la Universidad es cosa nostra.

En abril pasado, un grupo de ciudadanos, principalmente universitarios, encabezados por el maestro Salvador González Villa, presentaron ante el Congreso una iniciativa para reformar a fondo la Ley Orgánica de la Universidad de Colima. Dicha iniciativa fue adoptada por la fracción parlamentaria del PAN, grupo que, por cierto, los abandonó a su suerte, y ni pío dijeron cuando se requería defenderla.

Transcribo a continuación algunas joyas expresadas el viernes por el “jefe de jefes” y algunos de sus lacayos en la sede de la soberanía popular, representada por el Congreso del Estado, a donde fueron a amedrentar y advertir que “si es pasión, que se le borre”, que nadie, ninguna persona ni institución ni poder puede meterse con ellos, que a nadie se le ocurra siquiera intentar modificar sus reglas que tantos dividendos personales de todo tipo les han generado a unos cuantos.

Fernando dijo: “La Universidad de Colima no debe ser un ente distante de la sociedad o confrontado con el Estado. Es una creación del Estado, para que forme a los hombres y mujeres que dirigirán los destinos del estado y país”. La verdad es que la han convertido en un ente criminalmente burocrático y corrupto, absolutamente desvinculado de la población y de las actividades culturales y productivas del estado, y en un grupo de poder que pretende, y casi lo viene logrando, apropiarse de vidas y haciendas en la entidad, incluida la amedrentación de los tres Poderes estatales a los que dicen estar dispuestos a enfrentar si no se dejan sojuzgar.

Uno de sus compinches, que entiendo es diputado, de nombre Héctor Magaña Lara, como buen mastín que arde en deseos de quedar bien con su amo, dijo: “No hay motivos para la creación de una nueva Ley Orgánica, ya que no hay en la universidad un clima de ingobernabilidad”; dicho de otra forma, un mamotreto que data de hace más de 40 años (Ley Orgánica de la UdeC), antidemocrática, autoritaria y vertical, que define al Rector con el concepto medieval de “jefe nato” de la institución, no requiere ningún cambio ni adecuación, sólo hasta que se incendie la universidad. ¡Qué chulada de especimen!

El traidorzuelo de Luis Enrique Zamorano, líder espurio del Sutuc, dijo: “La Ley Orgánica podría perfeccionarse, pero esto tendría que ser a través del Consejo Universitario”.

Cierra el compinche mayor, Eduardo Hernández, quien dijo: “La Ley Orgánica no requiere ser modificada, pero si en algún momento los universitarios así lo deciden, lo haremos por conducto del Consejo Universitario”.

Este último par de inútiles, son tan ignorantes o tan torpemente soberbios, que asumiendo como de su propiedad a la universidad, que debiera ser de todos los colimenses, sostienen que si en algún momento su dictatorial voluntad resuelve que debe modificarse en algo su Ley Orgánica, será sólo y únicamente a través de su manipulable y manipulado “órgano de gobierno interno”, llamado Consejo Universitario.

Olímpicamente, retan y desconocen que la única institución constitucionalmente facultada para modificar, renovar, desechar o derogar la Ley Orgánica de la Universidad de Colima es, ni más ni menos, que el Congreso del Estado. Pero todos ellos retan por ignorancia, soberbia o patanería o por todo junto, no sólo al Poder Legislativo, sino a los tres Poderes, desde luego que incluido Nacho.

Es sano esperar que esta semana se presenten deslindes por lo menos del Congreso y del Gobernador, pues si esto no ocurre, estarán diciéndole a la sociedad que, efectivamente, “son de gamarra”, y que la cosa nostra los trae a “mecate corto”.

 

*Ex dirigente estatal del PRD

Protegemos su pago con los métodos más seguros: