Desde el Congreso

Miercoles 15 de Febrero del 2017
MARTHA LETICIA SOSA GOVEA

El balance de un año de gobierno

AL cumplirse un año del actual gobierno estatal, las evaluaciones, con sus alabanzas y sus críticas, se han venido presentando en diversos medios de comunicación. Desde la propia autoevaluación, las entrevistas al Mandatario estatal y las columnas periodísticas oficiales, hasta los comentarios radiofónicos que han estado persistentes en los últimos días, han buscado convencer al electorado de que su voto mayoritario está siendo compensado con buenas acciones gubernamentales.

Todos los corifeos y hasta los críticos coinciden que el gran logro ha sido el saneamiento de las finanzas públicas, y ellos mismos, unos con pesar y otros con insidia aguda, reconocen que el gran pendiente es la tranquilidad, la seguridad pública en Colima, aunque los primeros pretenden desviar la atención de la responsabilidad en los Ayuntamientos y sus policías preventivas.

Dejando de lado el problema de la inseguridad, que amerita una columna entera, sólo recordaré que el gobernador Peralta ha logrado un Colima con la tasa de homicidios más alta de todo el país, con 78 homicidios dolosos tan sólo en el mes de enero anterior. Por otro lado, tengo mis reservas en lo que podría ser ese gran logro del Ejecutivo estatal. Creo que las finanzas estatales aún no logran su punto de equilibrio, creo que no se ha hecho una reingeniería administrativa a fondo para que la plantilla laboral se enfoque a lograr la eficiencia, y que lo único que parece ser un acierto fue la exitosa negociación de reconocimiento de adeudos entre la Universidad de Colima y el Sistema de Administración Tributaria, para que se borraran los pasivos del gobierno estatal con la máxima Casa de Estudios.

En lo particular, considero que hay dos temas omitidos que pintan de cuerpo entero al Mandatario. El primero, el definir y trazar las líneas de acción necesarias para enfrentar y corregir, antes de que quiebren las finanzas, el sistema de pensiones de los trabajadores del gobierno, tanto estatal como municipales y de organismos descentralizados. El segundo, fijar líneas de acción prioritarias a la Procuraduría de Justicia del Estado, no sólo en la persecución de los delitos del fuero común, sino de los delincuentes de cuello blanco.

Sendas denuncias se han presentado ante esa instancia de gobierno, una por el Congreso del Estado, cuando nuestro grupo parlamentario tenía la mayoría, y otra por el Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental, en relación al uso indebido de un crédito que ejerció el gobierno anterior. Es momento que no se conocen avances en las investigaciones, y el titular anterior, en su última comparecencia, hace ya varios meses, ni idea tenía de cuándo terminarían de integrar la carpeta correspondiente, para poder determinar si se consignaba o no a los presuntos responsables.

En otros estados, en cambio, ha habido confiscación de bienes fraudulentamente adquiridos por ex mandatarios, e incluso persecución de esos políticos, con el interés y el compromiso bien marcados del Ejecutivo estatal en turno, para cumplimentar el mandato popular.

Pero en Colima parece no haber prisa por llamar a cuentas al o los responsables de la situación caótica que dijeron habían recibido hace un año. El silencio gubernamental es sospechoso de complicidad y encubrimiento, cuando periódicamente aparece y reaparece el ex mandatario, sin que a la par se observe la transparencia en los procesos, tanto en la mencionada Procuraduría de Justicia, como –debo reconocerlo– en las mismas comisiones dictaminadoras del Poder Legislativo, en lo que corresponde al juicio político y al juicio de responsabilidad administrativa.

No hay, pues, buenas cuentas que presumir. La lentitud y la modorra empañan lo que podría haber sido un buen avance, con un Ejecutivo estatal que en verdad se hubiera puesto en los zapatos de sus gobernados y hubiese arribado al poder con el compromiso de honrar la palabra ofrecida al electorado, para que vivieran seguros y felices.

 

*Diputada local del PAN

oficiociudadano2@yahoo.com.mx

Protegemos su pago con los métodos más seguros: