El Andador que sobrevive al olvido oficial

El Andador Constitución, de estilo colonial y fuentes labradas en cantera, es un espacio comercial, artesanal y cultural importante en pleno centro de esta capital, el cual sobrevive a pesar del descuido en que lo tiene la autoridad municipal.

Elena DEL TORO | Domingo 22 de Abril del 2018 8:13 am
Los cisnes regresaron al Andador Constitución, pero las fuentes están descuidadas y no tienen agua. Crédito: Elena DEL TORO

EL Andador Constitución, de estilo colonial y fuentes labradas en cantera, es un espacio comercial, artesanal y cultural importante en pleno centro de esta capital, el cual sobrevive a pesar del descuido en que lo tiene la autoridad municipal.

Ubicado entre la Catedral Basílica Menor y el templo de San Felipe de Jesús, el callejón ofrece una imagen espectacular de estos monumentos históricos, así como de edificios aledaños, como Palacio de Gobierno.

La venta principal es de artesanías, pero igual florecen las expresiones artísticas, pues ahí se encuentra un grupo de pintores conocidos como “Los Heredianos” o “Los Tlacuilos” y el saxofonista Bindu Gross.

De acuerdo a la columna “Hoy en la Historia” de José Levy, “lo que actualmente es el Andador Constitución, –cerrado al tránsito– el 3 de julio de 1944 se convirtió en la primera calle pavimentada en la ciudad de Colima”. En sus primeros 40 metros fue colocada una base de concreto armado, esto, por parte de los señores Enrique y Juan Ceballos. A las 4 de la tarde de ese día, el primer vehículo en transitar por la calle pavimentada fue tripulado por Ladislao, El Chino, Moreno.

Una placa histórica refiere que el Andador fue la antigua calle de La Parroquia, porque ahí se fundó la primera parroquia de Colima en el Siglo XVI, después fue conocida como calle Del Palacio y enseguida como calle Constitución. Este espacio fue convertido en andador en 1983.

 

COMERCIO Y ARTE

 

El Andador Constitución es ideal para pasear, admirar los monumentos históricos, sentarse a descansar en una banca, disfrutar de una bebida refrescante o realizar las compras.

A lo largo del corredor hay diferentes establecimientos, principalmente de artesanías del estado y del país. Ahí encontramos coloridas blusas tejidas, mochilas, aretes, tazas, piezas del perro colimote, entre otros muchos artículos.

También hay comercios de ropa, de comida, cafetería, librería y arte. En la tienda de artesanías “Huentli”, que administra la Secretaría de Fomento Económico y ofrece productos de artesanos colimenses, se puede encontrar joyería hecha de granos de café, además de ponche, sombreros, ropa tejida y piezas de cerámica.

Hasta hace unos meses se encontraba el espacio cultural “La Artería”, el cual buscaba impulsar proyectos de arte, medio ambiente y la recuperación de la identidad colimense, pero ya cerró sus puertas.

No obstante, el arte no se fue, pues ahí siguen trabajando pintores, con sus caballetes ocupados en la creación. Cerca de ellos, se encuentra una deteriorada placa de reconocimiento al pintor Rafael Heredia Velasco.

Una figura habitual del Andador Constitución es el saxofonista Bindu Gross, que anima a los visitantes con su música de jazz y bossa nova. El arte se mezcla con la destreza que implica jugar ajedrez, pues en las tardes se reúnen jugadores para mover sus piezas.

 

URGEN MEJORAS

 

María Teresa Díaz, propietaria de la antigua tienda “Tabaquería La Habana”, indicó que su negocio tiene 25 años en el Andador Constitución, en donde ofrece una variada mercancía, entre puros, cigarros, café y artesanías, no obstante, actualmente tiene malas ventas.

Señaló que el callejón es un espacio tradicional muy visitado por personas de otros estados y países, por lo que consideró que se deben hacer mejoras porque con frecuencia se descomponen las lámparas y las fuentes no funcionan.

Manuel Ceballos, de “Artesanías Ceballos”, comentó que su tienda tiene aproximadamente 30 años en el lugar y forma parte de la tradicional “Casa Ceballos”.

Mencionó que durante muchos años sufrieron por la inseguridad, y casi todos los comerciantes fueron víctimas de los ladrones, además de que los indigentes utilizaban el espacio para dormir y hacer sus necesidades fisiológicas. Ese tema se está resolviendo.

Pero, advirtió, el Andador Constitución está descuidado. “Las fuentes tienen como 18 años sin funcionar, faltan árboles que den sombra; hay bancas, pero con el solazo la gente no se puede sentar”. Además, el drenaje no sirve y, en consecuencia, hay pestilencia. Consideró que han mejorado la seguridad y la limpieza, pues “ahora sí vienen a barrer diario”, pero falta que cambien el piso porque está sucio y muy deteriorado.

A pesar de esta situación, el Andador Constitución es emblemático del estado, es el lugar más visitado de Colima, pero es urgente mejorar su imagen.

En tanto, el artista plástico, Carlos Torres López, que en diciembre pasado cumplió 21 años de estar pintando en el lugar, mencionó que ha padecido de todo, desde lluvia, temblores y la desatención de las autoridades.

Indicó que el alcalde con licencia, Héctor Insúa García, cuando era candidato a Presidente Municipal, les prometió hacer mejoras al espacio. “Únicamente mandó pintar unas paredes en color naranja y colocó los toldos verdes porque iba a poner un techo para que diera sombra… tantas cosas que nos dijo que iba a hacer”.

Añadió que apenas están pintando las jardineras, “en 21 años que llevamos aquí, es la tercera vez que pintan las bancas y las jardineras, es vergonzoso”. El punto, dijo Carlos Torres, es que tratándose de una zona céntrica, visitada por turistas, “es indignante que tengamos todo muy sucio y cochino, hasta hoy se les ocurrió podar los árboles, están deterioradas las jardineras, aunque las mandó pintar porque ya se viene el Festival del Volcán”.

Dijo que hace tiempo las fuentes dejaron de funcionar, porque las hicieron jardineras, “quitaron los cisnes y rellenaron con tierra y metieron macetas y flores, cosa que se veía muy ridícula”.

Tras intensas peticiones de pintores, comerciantes y ciudadanos, lograron que volvieran a instalar los cisnes, aunque no funcionan las fuentes.

“Es una vergüenza que estando las fuentes, no funcionen, y ahora que vienen las lluvias serán un problema porque caerá agua pluvial dentro de las fuentes y es una cosa de nunca acabar, porque el agua se echa a perder, se empieza a llenar de mosquitos, la gente tira basura y se hace una mezcolanza que huele feo”, precisó Torres López.


TEMAS: Reportaje Editorial

también Te puede interesar:

Usa EU Panama Papers para desestabilizar a Rusia

Rechaza Washington estar detrás de filtración de documentos



Protegemos su pago con los métodos más seguros: