Vinculan a proceso a dueño de pitbull que asesinó a niña en Coyoacán

Según la necropsia realizada por el Instituto Forense, la niña estuvo consciente durante el ataque del canino, hasta que falleció.

AGENCIA | Miercoles 17 de Enero del 2018 8:07 pm
Crédito: FOTO INTERNET

Una juez de control vinculó a proceso a Eugenio "N", dueño de los perros pitbulls y a Petra "N" empleada doméstica encargada de cuidarlos, por el delito de homicidio culposo y lesiones culposas, por uno de los perros pitbulls que atacó y quitó la vida a Sarah, una niña de tres años, el 19 de julio de 2017 en la delegación Coyoacán. 

Los perros habitaban desde hace 5 años el inmueble donde sucedió el ataque, eran cuidados por cuatro personas quienes conocían la conducta de los animales y a los cuales previamente se les había indicado tomar ciertas medidas cuando alguno de los animales se pusiera agresivo, afirmaron en la audiencia.

“Los perros se estresaban por estar encerrados, solo se sacaban a pasear una hora al día en parejas, el resto del día permanecían en sus jaulas”, mencionó en la declaración uno de los cuidadores. 

Entre las medidas a tomar, se encontraban jalar el lomo del canino o introducir una vara en forma de colmillo para destrabar su mandíbula si peleaban. También, afirmó la defensa del imputado, contaban con una campana que se tocaba cuando alguno de los perros se encontraba fuera de las jaulas, para advertir sobre su presencia.  

Petra "N", quien había sido empleada doméstica de la familia desde 1982, afirmó en un principio que los perros no eran agresivos. Pero al momento en el que la abuela bajó al patio con la niña de 3 años y su hermano y fue atacada por dos pitbulls, nada (como un sonido o una persona) les advirtió que se encontraban en peligro, afirmó la juez control.

Hasta el momento se desconoce si los perros habían atacado previamente a otra persona dentro o fuera del inmueble ya que los padres de la niña llevaban menos de un mes arrendando el domicilio y según afirman nunca fueron notificados de la presencia de los caninos al momento de firmar el contrato.

La primera vez que vieron a los perros en el domicilio, mencionó el padre de la menor, Eugenio "N" les dijo que estaban acostumbrados a vivir con otros niños y que estuviera tranquilo ante su preocupación de que representaran un peligro para sus hijos.

Pero Baco, el canino que atacó a Sarah, al ser puesto a disposición de las autoridades especialistas en área veterinaria evaluaron y determinaron que no se encontraba en condiciones para socializar con humanos, ya que respondió de manera agresiva.

“No queremos que ningún otro niño muera en esta condición, el dueño de los pitbulls sabía que eran agresivos y nunca dijo nada, por su culpa murió mi hija. Queremos que su muerte sirva para que no vuelva a pasar esto otra vez", señaló Aurélien Fournel, padre de la menor.

En la audiencia de vinculación a proceso que se llevó a cabo este 16 de enero en la sala 6 del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, la juez de control determinó que no se impusieran medidas cautelares como la prisión preventiva debido a la resolución del caso, por lo que los imputados, quienes entraron por la puerta trasera de los juzgados para evitar a las personas que exigían justicia para Sarah, pueden permanecer en libertad.

La juez de control, afirmó, debieron haber tomado las medidas necesarias para poder evitar el resultado lamentable, de acuerdo a una serie de artículos donde destacó el Artículo 15, fracción 16 de la Ley de Cultura Cívica de la Ciudad de México, que garantiza la convivencia armónica de sus habitantes e indica prevenir que los animales domésticos causen daño o molestia a los vecinos.

“Estamos satisfechos porque están vinculados, pero no del todo porque nosotros lo que queremos es justicia para nuestra hija Sarah y sabemos que nunca van a ir a la cárcel por lo que hicieron”, mencionó Fournel.

“La justicia para Sarah va ser una ley que de un castigo realmente fuerte a todos esos dueños de perros irresponsables, que derivado de su inatención resulte en la muerte o el daño físico a cualquier persona y más a un niño indefenso”, señaló Mónica Escobedo Rangel, madre de los menores que sufrieron el ataque.

“La ley le queda a deber muchísimo a Sarah porque no es posible que nada más el castigo que vaya a sufrir Eugenio sea una reparación del daño. ¿Cómo va a reparar el daño a mi hija si ya está muerta? ¿Cómo va repararle esos minutos de agonía que tuvo? ¿Eso con qué se repara?”, mencionó entre el llanto la madre de Sarah, aferrada a una fotografía de su niña que llevaba en el bolso.

El abogado de los padres realizó un llamado a las autoridades legislativas, para poner atención en este tipo de situaciones y que la sociedad pueda tomar conciencia de que tener a un animal como mascota, conlleva tomar todas las medidas pertinentes para que estos no puedan ocasionar un daño irreversible e irreparable.

Los padres mencionaron que su intención no es estigmatizar la raza pitbull, sino que se legisle ya que considera que en la materia no hay un castigo suficiente para los dueños de los perros que cometen este tipo de agresiones.

El hermano de Sarah, un niño de 4 años que libró el ataque, se encuentra en terapia, informó la madre de los menores.  “La última vez que intentamos que durmiera sólo nos dijo, 'no mamá yo nunca dormí solo Sarah estuvo siempre conmigo'”.

TEMAS: pitbill proceso niña ataque de pitbull

también Te puede interesar:

Senadores de EU impulsan ley que favorece a niños migrantes

El objetivo del proyecto de ley es exigir al Gobierno federal que designe a un abogado para esos niños y personas vulnerables.