Contra ciudadanos

Sólo cuatro días esperó el alcalde de Colima, Héctor Insúa, para cerrar a la circulación las avenidas Emilio Carranza y las mitades de Insurgentes y Camino Real, a partir de la glorieta del DIF, que será remozada.

Editorial | Viernes 8 de Diciembre del 2017 8:25 am

SÓLO cuatro días esperó el alcalde de Colima, Héctor Insúa, para cerrar a la circulación las avenidas Emilio Carranza y las mitades de Insurgentes y Camino Real, a partir de la glorieta del DIF, que será remozada.

Con la Calzada Galván cerrada, precisamente desde esa glorieta hasta la de la Piedra Lisa, el flujo vehicular particular y público se complicará aún más, en una ciudad cuyo sistema de tránsito mantiene una planeación rudimentaria, con la inercia de hace un cuarto de siglo.

Proclive a desdeñar opiniones diversas, el alcalde decidió cerrar las avenidas sin importarle que varios miles de ciudadanos transiten por esas vías todos los días, zona en que ya las obras de la Calzada Galván han complicado y no se terminarán hasta enero del año próximo.

Para continuar leyendo esta noticia es necesario contar con una suscripción o acceder a tu cuenta.

TEMAS: Editorial

también Te puede interesar:

Velan restos de reportera Anabel Flores

La reportera fue sustraída la madrugada del lunes 8 de febrero de su domicilio por hombres armados; los hechos ocurrieron en la Unidad Habitacional Puerta Grande del municipio de Mariano Escobedo


NOTICIAS del día


Protegemos su pago con los métodos más seguros: