Panamá da ultimátum a migrantes cubanos; suspenden huelga de hambre

El viceministro de Seguridad Pública de Panamá, Jonattan del Rosario, informó que los cubanos primero serán sometidos a “estudios médicos y biométricos de seguridad” y luego trasladados a un albergue temporal en la occidental provincia panameña de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica.

EL UNIVERSAL | Jueves 6 de Abril del 2017 1:32 pm
Crédito: FOTO INTERNET

El gobierno de Panamá logró que unos 72 migrantes irregulares cubanos suspendieran una huelga de hambre que iniciaron la semana pasada en una selva en el oriente de esa nación, al quedar varados por un muro jurídico por la decisión de Estados Unidos de bloquearles su ingreso, pero les lanzó un ultimátum: si en 45 días siguen sin resolver su situación o viajan a un tercer país, serán deportados a Cuba, anunciaron hoy fuentes oficiales panameñas.

Las autoridades panameñas aceptaron la petición planteada por los 72 en su huelga, iniciada el pasado miércoles 29 de marzo en la mañana, de trasladarles a un albergue en la capital de Panamá de la Pastoral Social Cáritas, instancia humanitaria de la Iglesia Católica, aunque les alertaron que dispondrán de un periodo de gracia de 45 días para resolver su estado migratorio.

El viceministro de Seguridad Pública de Panamá, Jonattan del Rosario, informó que los cubanos primero serán sometidos a “estudios médicos y biométricos de seguridad” y luego trasladados a un albergue temporal en la occidental provincia panameña de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica.

“Allí esperarán a que un tercer país los acoja o solicitar la repatriación voluntaria. Como última opción, al pasar los 45 días de gracia que ofrece el Estado panameño, serán deportados a Cuba”, dijo el viceministro al periódico La Estrella, de Panamá.

“Pasados los 45 días no podemos hacer más que avanzar con la deportación o repatriación voluntaria”, recalcó. Los cubanos “quedaron atrapados en la política migratoria” y Panamá carece de mecanismos legales para darles rango migratorio, porque ingresaron ilegalmente, alegó.

Las deportaciones se harán a partir de acuerdos migratorios suscritos por los gobiernos de Panamá y Cuba en septiembre de 2015 y en marzo de 2017, aseguró.

Consultada por El Universal, la oficina de prensa del Ministerio de Seguridad Pública reconfirmó esta mañana esa declaración del viceministro. La oficina de prensa del Servicio de Migración de Panamá adujo desconocer detalles de esa medida.

No obstante, los cubanos rechazaron la opción de retornar a Cuba.

“Queremos quedarnos en Panamá, para más adelante si cambia la política, ir a Estados Unidos, pero ahora no sabemos qué va a pasar con nosotros”, afirmó el cubano Ernesto Bandera, citado por el rotativo panameño.

Procedencia. Inicialmente trascendió que los 72 fueron abandonados por “coyotes” o tratantes de personas que les llevaron de Ecuador a Colombia y Panamá. Sin embargo, y a la espera de confirmación oficial, ahora se supo que aparentemente viajaron de Cuba a Guyana, en el norte de América del Sur, y que desde allí se trasladaron por tierra a suelo panameño en ruta a EU en calidad de migrantes irregulares, al carecer de visas para entrar a los países de tránsito, como Colombia, Centroamérica y México.

Los 72 cubanos cumplieron con la huelga en un campamento en el que han estado retenidos desde enero de este año en el Tapón del Darién, muralla natural de casi 12 mil kilómetros cuadrados de tupida vegetación, jungla, pantanos, montañas y múltiples accidentes geográficos que comparten Colombia y Panamá.

El Servicio de Migración se negó a suministrar a El Universal la cifra exacta de cubanos varados en Panamá por la decisión que el 12 de enero anterior adoptó el entonces presidente de EU, Barack Obama, de derogar la política de “pies secos-pies mojados”, dictada en 1995 y que concedió preferencias migratorias a personas nacidas en Cuba al ingresar a territorio estadounidense. Datos extraoficiales aseguran que hay medio millar.

“Pies secos-pies mojados” fue una reinterpretación de la Ley de Ajuste Cubano, promulgada por EU en 1966, todavía vigente y a la que el gobierno de Cuba culpa de una migración ilegal, insegura y desordenada.

La ley fue reinterpretada luego de que en 1994 hubo una masiva migración irregular por mar de más de 32 mil cubanos. Con el cambio de 1995, los cubanos que llegaron a suelo firme estadounidense, sin importar que lo hicieran por vías ilegales, se acogieron a beneficios como poder trabajar y residir en EU, mientras que los sorprendidos en el mar fueron devueltos a Cuba.

A partir de enero de este año, los cubanos que intenten entrar a EU sin visa y sin condiciones para obtener ayuda humanitaria, no calificarán para acogerse a la ley y podrán ser deportados a Cuba.

Ecuador decidió en 2008 exonerar de visa a los cubanos y abrió un intenso flujo aéreo de Cuba a Ecuador. Pero la restableció en diciembre de 2015 porque, en noviembre de ese año, Nicaragua cerró el paso de migrantes irregulares cubanos procedentes de Ecuador y provocó una de las más graves crisis migratorias registradas en Centroamérica con seres humanos originarios de Cuba.

Por el cierre, unos 10 mil cubanos fueron llevados en 2016 en puente aéreo y terrestre de Costa Rica y Panamá a El Salvador, Guatemala y México para que siguieran a Estados Unidos.

TEMAS: cubanos migrantes Panamá huelga de hambre

también Te puede interesar:

EU y Cuba prevén iniciar vuelos comerciales "en otoño"

Con la firma de un acuerdo en materia de aviación civil, se permitirán hasta 20 vuelos diarios directos desde EU a La Habana y 10 más a otros nueve aeropuertos internacionales cubanos.



Protegemos su pago con los métodos más seguros: